Lágrimas del vino

Lágrimas del vino

 

Si es que hemos tenido ocasión de participar en una cata, habrás escuchado que el Sommelier o Enólogo utiliza la expresión “lágrimas” o “piernas del vino” y que los demás participantes asienten la expresión contemplando con detención la copa.

El vino tiene un sinfín de características tales como cepa, grado alcohólico, taninos, contenido de azúcar, viscosidad, entre otras. Lo más seguro que nuestra forma preferida de detectar estos rasgos es la degustación, lo cierto, es que hay otras formas sensoriales de aproximarse al vino e incrementar el placer al disfrutar un buen vino.

Uno de los sentidos que acostumbramos a ocupar en el análisis de un vino, es la vista. Con ella, observamos el color, intensidad, oleosidad, brillo entre otras características. Y la oleosidad o untuosidad, se ve reflejada en …las lágrimas.

¿Qué son las lágrimas? Las lágrimas – o piernas como le llaman algunos – son aquellas delgadas cuerdas o estribaciones de vino que resbalan por la superficie interna de la copa, luego de girar o inclinar la copa.

¿Cómo las puedo observar? Tome una copa en forma de tulipa (o como la que observa en la fotografía) y limpie cuidadosamente con un paño tanto el exterior como interior de la copa. A continuación:

  1. Sirva una porción no superior al tercio de la copa del vino que deseas catar.
  2. Sostenga por el tallo o fuste (lo que une a la base con el cáliz de la copa) o idealmente por la base de la copa e incline unos 45° la copa y luego, enderece la copa. Repita el movimiento en otra dirección.
  3. Observe cómo las lágrimas se deslizan por el interior de la copa.
  4. Si sus percepciones no coinciden con las de sus acompañantes, cambie la orientación del brazo que sostiene la copa hacia otro lugar de la habitación. La mayoría de las veces, las percepciones son diferentes por la luminosidad ambiental.

¿Qué conclusiones puedo obtener al observar las lágrimas?

Las lágrimas son una señal de que el vino tiene un mayor contenido de alcohol y/o de azúcar. En vinos con bajo contenido de azúcar y alcohol, las lágrimas serán delgadas y se moverán rápidamente. En los vinos con alto contenido de azúcar y/o alcohol, las lágrimas serán más notables y correrán lentamente por la copa, otorgándole un gran atractivo visual al vino.